Tejo

Hilando historias

Publicada en Publicada en El Filandón

El Tejo  de San Cristóbal de Valdueza. Churchill y Johnny Cash.

Del tejo se  podrían contar muchas historias, pero hoy vamos a contar sólo una.
Su madera es durísima, y con ella los ingleses hicieron los arcos que serían la mejor arma de la Edad Media.
Tanto es así que, durante la guerra de los 100 años entre Francia e Inglaterra, los franceses empezaron a cortar los dedos a los arqueros que capturaban para que, en caso de quedar libres, no pudieran volver a disparar nunca. Tantos dedos llegaron a juntar que hay por ahí una receta de dedos de arqueros, por aprovecharlos.
Pero los que no habían sido mutilados se acercaban a las murallas enemigas, lejos del alcance de sus ballestas, y les enseñaban el dedo corazón (o el corazón y el índice según las versiones). Era su forma de decir al mundo ” no podéis conmigo”. Eso hablando en fino, claro.
Y de ahí viene la “V” de victoria y la peineta con el dedo.
Lo que son las cosas. Cuando pasamos por el Tejo del Bierzo nos acordamos de Churchill, de Johnny Cash, etc…, y en vez de tararear una canción celta, que sería lo suyo, acabamos silbando “I Walk the line”.

Pd : otro día hablaremos del bosque de tejos más bonito del mundo, aquí al lado.
ChurchillCash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *